Nico González, la gran baja del Stuttgart