Oriol Romeu es un trabajador silencioso