Nicolás Álvarez consiguió en Benicarló su primer trofeo en el circuito profesional en el ITF 15000

Nicolás Álvarez comienza a brillar entre los grandes, consiguiendo en Benicarló su primera conquista en el circuito profesional. El joven burgalés se llevaba el ITF 15.000 después de un duro torneo que se ha convertido en aún más especial por las circunstancias de su alrededor. Llegaba sin apenas entrenamiento y lo acusó en la parte final del torneo, finalizando con molestias físicas en su muñeca. Tras las tres semifinales conseguidas en Portugal, parecía que su trofeo como profesional se le escapaba. Sin embargo, el joven consiguió reponerse y llevarse el título.

En una entrevista con el Diario de Burgos, el joven destaca que ha sido un año complicado por el Covid-19. Así lo expresa el tenista: «Mi entrenador se contagió y me tuve que aislar bastantes días en mi habitación. Una vez superado ese período de cuarentena por estar en contacto con un positivo, fui yo el que me vi afectado y tuve que estar otros tantos días parado». De esta forma veía el joven tenista como tenía que parar de forma obligada en su mejor momento del año. Aún así, el joven se marcó como objetivo el torneo disputado en Benicarló.

El joven quiso dedicar este trofeo a sus más allegados: «Después de lo que hemos pasado, este trofeo tiene un sabor más especial. Fue muy emocionante ganarlo». No fue tarea fácil, llegaba con poca preparación y arrastraba dolores en su muñeca que le hicieron retirarse en Villena. En tierra batida, un terreno que domina aunque no es su predilecto, el burgalés brillaría para vencer a todos.

En la primera ronda dejó por el camino al español Pedro Vives con un 1-6, 7-5 y 7-5. Para los octavos esperaba el británico Felix Gill, quien empezaría también ganando al joven de Burgos con un 1-6; al que daría la vuelta el español con un 7-5 y otro 7-5. Se enfrentaría en cuartos al francés Lilian Marmousez, con un resultado de 6-3, 4-6 y 6-2; que daría el pase al burgalés. De nuevo tendría que remontar en la semifinal frente al italiano Marco Bortolotti, con un resultado de 3-6, 6-3 y 7-5.

En la final se mediría de tú a tú con el ruso Ivan Gakhov, siendo al primer rival que vencería en dos sets. Un primer set con un resultado de 7-6, y un segundo con un final de 6-4 en favor del español. Después, tuvo muy poco tiempo para celebrar la victoria, pues viajó inmediatamente a Madrid para evaluar sus molestias de muñeca. De tener un diagnostico positivo, tendrá la oportunidad de participar en un nuevo ITF 15000 en la capital. Antes de finalizar la temporada tendrá otro torneo en Torelló (Barcelona).

El joven burgalés ha achacado este éxito a años de sacrificio y esfuerzo: «Cada partido tiene sus detalles y hay que saber controlar las emociones. He trabajado en eso y es lo que más me ayudado esta semana«. El esfuerzo de estos últimos meses ha sido más mental que físico, y el joven se ha visto recompensado con este resultado. Con apenas 19 años, ya asciende al puesto 572 del ranking ATP, por lo que un brillante futuro depara a este joven burgalés, siendo una de las mayores perlas del tenis español.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here