Las amonestaciones, el gran problema de Matheus Cunha