Max Kruse, el líder del sorprendente Unión Berlín