Denis Zakaria, el gran deseado por los grandes europeos