Julius Randle, el jugador que brilla con luz propia en Nueva York