Unión Berlín, el goleador inesperado