¿Puede ser el Stuttgart el equipo revelación?