Wood y Barnes, los pistoleros del Burnley