Desde la vuelta de su lesión, el francés cuenta con más minutos en el terreno de juego y es que está maravillando a la afición culé

Desde su retorno a las convocatorias de Koeman, parece que Ousmane Dembélé se ha ganado un hueco en el once titular del Barça. Volvió a los terrenos de juego contra el SD Eibar. Entró al inicio de la segunda mitad y fue el autor del gol del empate culé. Aunque anotó un gol muy importante, no fue su mejor partido, en un partido en que el equipo entero tampoco tuvo su día. Koeman contó con él como titular en el siguiente partido contra el Huesca en El Alcoraz. Dembélé salió de inicio y jugó los 90 minutos. Aunque esta vez no consiguió anotar, jugó un mejor partido que contra el Eibar, con buenas jugadas sobre todo en los alrededores del área.

Pero sin duda, el mejor partido desde su regreso de la lesión lo vimos en Bilbao. Aunque no estuvo muy acertado de cara a puerta, vimos a un Dembélé muy diferente al que estamos acostumbrados. Se le vio mucho más activo, sin miedo a la hora de chutar y de regatear, cosa que puso en aprietos al portero bilbaíno en más de una ocasión. Jugó 75 minutos hasta que fue sustituido por Martin Braithwaite. Pero se fue dejando un gran sabor de boca para la afición culé.

Fuente: FC Barcelona.es

Dembélé aporta mucho al juego blaugrana. Su verticalidad, su explosividad y un gran olfato goleador es justo lo que necesita el Barça en este momento. Y más cuando tienes un jugador que te aporta todo esto pero está lesionado como es Ansu Fati. El gran problema de «el Mosquito» son las lesiones, que le aportan una gran irregularidad y tiempos de recuperación muy largos que no le ayudan a sacar todo su potencial. Si Koeman y el equipo médico del Barça consiguiesen reducir de alguna manera el número de lesiones de Dembélé, el equipo conseguiría un gran jugador ofensivo y con mucha calidad para muchos años.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here