La operación Campuzano – Vázquez parece cerrada