Diaby se reencuentra con su juego