La derrota del martes frente al Broose, complicó aun mas la temporada del Bilbao Basket, quedándose al borde de la eliminación de Champions

La temporada del Bilbao Basket no esta siendo la esperada. Tan solo 4 victorias en 18 partidos de Liga Endesa, tienen al equipo de Mumbr√ļ en la pen√ļltima posici√≥n. Una temporada, donde parec√≠a que su participaci√≥n en la Basketball Champions League, pod√≠a dar alegr√≠as a la afici√≥n bilbaina. Sin embargo, la tercera derrota cosechada en la competici√≥n, deja a los hombres de negro al borde del abismo. Solo una victoria por mas de 9 puntos, frente al Karsiyaka dejar√≠a vivo al Bilbao Basket en la competici√≥n europea.

Una ambición excesiva que pasa factura

Nada esta funcionando en las filas del conjunto de Bilbao. Se preve√≠a un a√Īo duro, con varios cambios en la plantilla y la falta de su afici√≥n. Sin embargo, tras quedar quintos en la temporada regular del curso pasado, la ambici√≥n de la actual temporada, era muy alta en la capital Vizca√≠na. Tal fue as√≠, que el equipo opt√≥ por disputar esta temporada la Champions, con esperanzas de volver a poner el nombre del equipo en Europa.

Sin embargo, tras una √ļnica victoria en los 5 primeros partidos de liga, se empez√≥ a poner en duda si disputar la competici√≥n Europea era una buena idea. Una predicci√≥n, que se hizo realidad en las dos primeras jornadas. Dos derrotas ante Broose Bamberg y Pinar Karsiyaka, que desde el principio complicaron mucho su andadura. La din√°mica se mantuvo, y Mumbr√ļ, comenz√≥ a ver como los problemas de lesiones, y la no adaptaci√≥n de ciertos jugadores hac√≠an mella en la plantilla.

Las dos victorias ante el Bolonia, un espejismo

Con las lesiones de Balvin, Serron y Rigo, con la rescisión de contrato de Aaron Jones y Moses, y con las recientes incorporaciones de Huskic y Miniotas, el Bilbao Basket llegó al partido clave frente al Fortitudo Bologna. El primer match ball los salvaron los de Bilbao. El segundo partido frente a los italianos, llegó tras una importante victoria en liga ante el Fuenlabrada. Aquel encuentro, con autoridad, el Bilbao Basket, se impuso por 82-54. La contundente victoria, parecía abrir esperanzas en Bilbao.

Sin embargo, el equipo en ning√ļn momento de la temporada ha llegado a carburar por completo. Las llegadas de Jenkins y Aminu, han dado algo de aire fresco al equipo. Pero de nuevo las lesiones, han hecho estragos, y los dos √ļltimos partidos los ha tenido que jugar sin bases, por las bajas de Hakkanson y Rousselle. El joven Betolaza tuvo que ponerse manos a la obra frente al Valencia en liga, y lo propio hizo en Champions frente al Broose. No obstante, fueron dos escenarios demasiado dif√≠ciles y con demasiada responsabilidad para el canterano, que a penas hab√≠a dispuesto de minutos durante la temporada. Adem√°s, para colmo, el bilba√≠no, sufri√≥ una lesi√≥n de tobillo, sumada a la de su compa√Īero, Kljajic. Dos nuevas lesiones, para un Bilbao Basket gafado con las lesiones de tobillo.

Un partido mas, el Bilbao Basket volvió a ser inferior a su rival y un partido en el que iba igualado, lo perdió en tan solo 6 minutos con un parcial de 21-0. Demasiado castigo para un equipo, que le están afectando demasiado los constantes cambios, y que no encuentra el camino para pelear los partidos.

La Champions, un arma de doble filo

El √ļltimo partido ante el Karsiyaka, se antoja clave para salvar la temporada. Un encuentro, en el que deber√°n activar todos los sentidos, ya que deber√°n ganar por mas de 9 puntos para seguir avanzando en la competici√≥n. Aun as√≠, la continuidad en Europa, puede ser un arma de doble filo. Su mala situaci√≥n en liga, y el peligro constante del descenso, requieren de toda intensidad, concentraci√≥n y forma en la competici√≥n dom√©stica. Una condici√≥n, en la que la participaci√≥n en otra competici√≥n podr√≠a afectar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here