La gran rivalidad, Córdoba – Piatek