La caída de un Cagliari que no encuentra soluciones