¿Será Sokratis la solución a los problemas de la defensa bética?