Arminia Bielefeld, el gran aspirante a la salvación