Una nueva ‘galáctica’ española