Cristiano Ronaldo, depredador de por vida