Luka Jović, una cuestión de compromiso