Wirtz, la mejor noticia en un Bayer Leverkusen que no está bien