Marco Silvestri, el Zamora que revoluciona la Serie A