Nils Petersen, el revulsivo de oro