Previa Valladolid-Huesca: la última oportunidad oscense