La portería es el dolor de muelas del Borussia Dortmund