La RFEF hace caso omiso a las jugadoras, y seguirá priorizando la salud