La dupla Lukaku-Lautaro vuelve a funcionar