La Real Sociedad se llevó los tres puntos ante una versión muy poco visible de los locales, que bajaron su nivel tras el gol del sueco

Getafe y Real Sociedad llegaban al encuentro con objetivos muy diferentes. Los locales necesitaban sumar de a tres para evitar caer en lo que sería una situación complicada, mientras que los txuri-urdin buscaban la victoria para mantener el quinto puesto.

En la mañana cálida en Getafe, se vislumbraba un partido de emociones. En cuanto a alineaciones, los azulones presentaron su clásico 4-4-2, con doble lateral en Nyom-Damián y con la ausencia de los fichajes, Kubo y Aleñá.

Por su parte, Imanol alineó un once muy reconocible, donde la vuelta de David Silva a la titularidad dejaba entrever que buscaba tener la posesión.

La Real se puso por delante en la primera mitad

En el comienzo de partido fue un dominio donde el Getafe quiso llevar las riendas del partido. En el minuto 5, las asistencias tuvieron que atender a Remiro tras un choque con Jaime Mata. Más tarde, en el 12, los getafenses reclamaron un penalti por agarrón en el área, pero en la repetición se mostró que no hubo nada punible.

Llegando al ecuador de la primera parte, no hubo acercamientos claros y la Real Sociedad mejoró su nivel. Pero en el minuto 30, llegó la jugada que cambió el partido. Un gran centro de Zaldúa, que remató Oyarzabal al palo e Isak remató de cabeza al fondo de las mallas. La Real tomó el control a partir de este momento.

El gol hizo mucho daño al Getafe, que no supo reaccionar y no logró llegar a la puerta de Remiro tras el gol de Isak. Al descanso, vencían por la mínima los visitantes.

El Getafe buscó pero no encontró

A la vuelta de los vestuarios, la Real siguió en crecimiento, donde se volcó con una presión intensa arriba y esto complicaba el ritmo de juego al Getafe. Tanto es así, que en un balón filtrado de Januzaj hacia Isak, el sueco no logró rematar en buena posición.

Bordalás introdujo cambios, a Aleñá y Kubo en el campo buscando la reacción. Una jugada clara fue una falta que estuvo al borde del área y que por centímetros no fue penalti.

El Getafe con más ganas que juego, no lograba crear jugadas de verdadero peligro, pero la Real amenazaba el segundo en una contra, que condenase el partido. Y así llegamos al descuento, cuando vimos una fea acción.

Los protagonistas de la misma fueron Carlos Fernández y Bordalás, donde el primero le reclamó algo al técnico del Getafe y donde este, le apartó el dedo con el que le señalaba. Algo que el colegiado, González Fuertes consideró como expulsión para el entrenador. Bordalás acabó el partido nuevamente en la grada.

Finalmente, el Getafe no logró sacar ni un punto, y se sitúa en una complicada situación en la 13ª posición con 24 puntos, a tres del descenso y tras cinco jornadas sin ganar.

Por su parte, la Real Sociedad vuelve a encontrar la senda de la victoria y recupera esa continuidad que había perdido respecto al comienzo del curso. Los txuri-urdin se sitúan en la 5ª posición con 38 puntos, ocho por encima del Betis.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here