El título de la Copa del Rey es el primero desde el fichaje de Mirotic en 2019, y una de las razones de la llegada de Jasikevicius

El Barça rompió su sequía el domingo pasado con una contundente victoria frente al Real Madrid. Dos años sin títulos pesaban en una entidad tan ganadora como la blaugrana. Un espíritu, que se reforzó en 2019 con la llegada de jugadores como Mirotic o Abrines. Sin embargo, la derrota en cuartos de copa en 2020, y la derrota en la final de la liga frente al Baskonia, dejaron muchas dudas sobre el proyecto.

Ya en está temporada, llegó Jasikevicius, para darle otro espíritu al equipo, y a pesar de caer en la Supercopa a principios de curso, el equipo demostró en la Copa el nivel que llevaba demostrando toda la temporada. Una contundente victoria por 73-88 ante su eterno rival, trajo la alegría a los culés, y trajo esperanza para lo que queda de temporada.

Mirotic y Jaikevicius los grandes artífices

El efecto Mirotic, por fin dan sus resultados. Y hablamos del efecto, porque no fue sin embargo, el mas destacado de la competición. No obstante, el jugador español de origen montenegrino, le ha dado a este equipo algo que no tenía. Uno de los mas destacados durante las dos temporadas, su aportación es vital a pesar de no ser el mejor en varias ocasiones.

Así se ha demostrado en la copa, en la que a pesar de no hacer un gran torneo, sus 14,6 puntos por partido, han sido vitales. Además de ello, debido a su calidad, las defensas rivales, desempeñan un gran esfuerzo en el, y esto se convierte en grandes actuaciones del resto de compañeros. En esas destacó Higgins, como MVP de la competición con tres grandes partidos, en los que promedio 19 puntos.

Fuente: twitter @FCBasket

La victorias del Barça, no solo dependen del nivel de Mirotic como ya se ha visto. Prácticamente, con el único cambio de Calathes en la plantilla este verano, al equipo le faltaba, garra, competitividad e intensidad para dominar el baloncesto Europeo. Unas cualidades que sin duda, la llegada de Jasikevicius ha impregnado a este equipo.

La intensidad del Lituano es digna de un gran entrenador. Un espíritu competitivo, ganador y autocrítico como nadie. Solo se tuvo que ver, en la última derrota del Barça en liga frente al Valencia, en la que tras pedir un tiempo muerto, se dedicó a dar vueltas por el banquillo sin hablar a sus jugadores. Tras esa charla, el equipo no ha vuelto a perder un partido en liga, y su intensidad ha sido inconmensurable.

El Barça a por todo

La dinámica del Barça parece imparable, y llega en el momento perfecto para afrontar la parte final del campeonato. Para demostrar en la Euroliga que es su gran objetivo, y enseñar que también puede mostrar esa superioridad en la ACB. Porque la victoria en la Copa, puede ser mucho mas que un trofeo. Y es que el equipo blaugrana, lleva sin ganar la liga desde el 2014, y esa responsabilidad pesa. Por ello, tras caer en la final la temporada pasada, una victoria este año podría traer el cambio de ciclo. Con una plantilla mas joven que el Real Madrid, con grandes jugadores como Mirotic, Higgins, Calathes… que todavía tienen muchos años por delante.

Fuente: twitter @ACBcom

Una generación y un gran técnico para un proyecto, que puede regalar grandes años a la entidad. Sin duda, el gran objetivo es la Euroliga, ya que llevan desde 2010 sin levantarla. El año pasado ya se suspendió debido al Covid cuando eran terceros, y este año de líderes, están demostrando ser de los mejores de la competición.

También en la ACB, está en segunda posición y es el único equipo en ganar al Real Madrid esta temporada, en la liga. 3 partidos entre ellos y dos victorias para el Barça. Un precedente que podría ser vital, en una posible final de liga entre ellos dos. Lo que queda claro, es que el Barça tiene plantilla para todo, y habrá que ver hasta que punto es capaz de competir por todo el equipo de Jasikevicius.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here