Gareth Bale no está teniendo la importancia ni el rendimiento esperado en el Tottenham, por lo que su situación es compleja

El regreso del hijo pródigo no está saliendo como se esperaba. Es la misma ciudad, las mismas calles, pero no es ni la misma familia ni la misma casa. Gareth Bale volvió al Tottenham con la mente puesta en volver a ser una estrella como ya fue en su anterior etapa con los «Spurs«, y olvidar sus últimos años en el Real Madrid. Y nada más lejos de la realidad. El galés está teniendo pequeños destellos, pero no está terminando de ser clave en el equipo londinense, que atraviesa el momento más complicado de la temporada.

El Tottenham al que ha llegado

Bale llegó cedido en verano procedente del Real Madrid. El Tottenham únicamente se hace cargo de la mitad de la ficha del jugador, que volvía así al club en el que consiguió ser el mejor jugador de la Premier League. Pero no es el mismo club. Un cambio de estadio, el no tener aficionados en los estadios, y no ser el referente del equipo son algunas de las claves. Además, Bale no ha llegado al mismo Tottenham. Esta plantilla está formada prácticamente por los jugadores que, bajo la batuta de Pochettino, casi alcanzan la gloria en la Champions League. No es ese equipo que celebraba como un título entrar en Europa League. Ahora los objetivos son mayores, y entrar en Champions o intentar competir por la Premier son las metas que tiene Levy en mente para su equipo.

El Tottenham alterna buenos y malos momentos. Fuente: Harry Kane (Twitter)

A esto unimos el final de la etapa de Pochettino, que rozó la copa de Europa con los dedos, pero que tras perder la final todo empeoró. El preparador argentino terminó saliendo de Londres tras una mala racha, para que llegara un José Mourinho que parecía haber lavado la cara al equipo, pero que ha vuelto a entrar en duda. Y en esta incertidumbre, pues el proyecto que apuntaba a tocar el cielo se resquebrajó, y lo que parecía ser un Tottenham que iba lanzado al título de la Premier, es ahora un equipo que peleará por entrar en Champions. Y en esa situación de dudas se encuentra Gareth Bale, fiel reflejo del equipo.

La temporada de Bale en números

De 39 partidos que ha disputado el Tottenham esta temporada entre todas las competiciones desde la llegada de Bale, el galés únicamente ha formado parte en 17, casi la mitad. Aunque si lo miramos por minutos, el dato es terrible. 895 minutos de 3510 posibles, contando con sólo 90 minutos como duración de partido disputado (es decir, sin contar añadidos ni posibles prórrogas). Únicamente ha completado un partido completo, en la cuarta ronda de FA Cup ante el Wycombe Wanderers, de Championship. Y en ese partido marcó gol nada más comenzar. Pero llama la atención observar cómo no ha completado ningún partido completo aparte de este. Para más inri, parece que su escenario elegido es la Europa League, donde ha jugador en todos los partidos de fase de grupos, y en el enfrentamiento de ida de dieciseisavos. Se ha perdido 12 partidos por lesiones, algo que nos hace ver que su tendencia a la lesión no ha cambiado.

En estadísticas tampoco destaca demasiado. 5 goles y una asistencia entre todas las competiciones. En Europa League es donde más ha brillado, con dos goles y una asistencia. Sobretodo en el partido de ayer ante el Wolfsberger, marcando uno y dando una asistencia. No le estamos viendo demasiado fino de cara a puerta, y tampoco es que esté aportando demasiado en conjunto. Y esto, viendo cómo el Tottenham, de la mano de Kane y Son, está explotando los espacios, hacen ver que Bale no está dando el nivel esperado.

Bale en el partido ante el Wolfsberger. Fuente: Tottenham Hotspur (Twitter)

Un puesto competido

Para ver mejor todavía si Bale está cumpliendo, hay que mirar a sus competidores por el puesto. Y es que en este Tottenham quizá sea la posición que más ha variado durante la temporada, pues en la banda derecha no ha habido un titular fijo en ningún tramo. Quitando parches puntuales como ha sido ver a Sissoko, Alli o Lo Celso en esa posición, hay tres jugadores que compiten con Bale por ese puesto, y todos llevan más minutos disputados que el galés.

Erik Lamela ha jugado más que Bale, pero menos que los otros dos. 958 minutos repartidos entre 21 partidos. En ellos, el argentino ha marcado 3 goles y repartido una asistencia. Sigue mostrando un juego similar al de sus temporadas pasadas en Londres, donde nunca se ha asentado por su irregularidad. Pero es cierto que esta temporada le hemos visto más apagado de lo normal.

El neerlandés Steven Bergwijn ha jugado ha banda cambiada muchos partidos. Eléctrico y muy regateador, acumula 1545 minutos repartidos entre 26 partidos. No ha visto puerta, pero ha dado 6 asistencias. De los cuatro, es el que menos ha convencido. Mala toma de decisiones y mucha precipitación, lo que sumado a su desorden defensivo le hacen un jugador que gusta a Mou por sus cualidades, pero no cumple sobre el campo.

Moura y Bergwijn, competidores directos de Bale. Fuente: Lucas Moura (Twitter)

Y el último competidor es Lucas Moura. El brasileño, que ha alternado todas las posiciones de ataque, es el que más minutos acumula. En 34 partidos ha disputado 1599 minutos, en los que ha anotado 7 goles y repartido 5 asistencias. El brasileño ha sido el más consistente de los cuatro y, sobretodo, el que mejor se ha compaginado con Kane y Son.

¿Es Bale la primera opción?

Aunque estos datos no sean totalmente válidos debido a que no los 4 han rotado su posición, son esclarecedores de que Bale no es la opción favorita de Mourinho en los momentos importantes. Porque a pesar de que juegue en Europa League, en Inglaterra la competición naranja no se ha tomado en serio hasta que incluyeron que el campeón fuera a la Champions League. Y aún así los clubes, salvo que les toquen clubes importantes, realizan rotaciones hasta cuartos o semifinales.

En los partidos ante los «cocos» de Premier, Bale no ha sido titular contra ninguno. Ha entrado desde el banquillo en las derrotas ante Leicester City, Liverpool y Manchester City, y ha sido suplente sin minutos contra Chelsea dos veces, Arsenal y Manchester City. Esta poca presencia en momentos importantes dejan claro que Bale no es la principal opción de Mourinho. Antes que al galés, Mou se ha inventado a Lo Celso escorado a banda, e incluso hemos llegado a ver a Tanguy Ndombélé caer a banda derecha.

Bale no es la primera opción. Fuente: Gareth Bale (Twitter)

En definitiva, el retorno del rey no está siendo todo lo exitoso que se esperaba. Lesiones, suplencias, pocos momentos brillantes y muchas, muchas dudas. Y eso que Mou lleva años empeñado en tenerle bajo sus órdenes. El galés no es el de antes, ni siquiera parece ser un recurso útil para el equipo. Y mientras, su agente habla del regreso al Madrid. Porque no hay que olvidar que el destino de Bale y el club blanco sigue ligado, y salvo sorpresa, seguirá ligado al menos un año más. Porque si el jugador ha demostrado tener poco mercado, teniendo en cuenta la pandemia, se reducen más las opciones. Difícil predecir lo que pasará en el futuro con Gareth Bale. Porque la gran esperanza que supuso su regreso a casa, está siendo más pesadilla que sueño.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here