Tras mucho tiempo esperándolo, Kang In Lee se reivindica y brilla en un partido con la elástica del Valencia Club de Fútbol

Cuando el club más le necesitaba, Kang In Lee se ha puesto a “bailar” sobre el tapete de Mestalla. Y cuando el surcoreano lo hace, el equipo le sigue. El partido contra el Celta, a buen seguro, será un punto de inflexión en la temporada del mediapunta asiático. Pues Gracia se verá casi obligado a alinearlo contra el Getafe el próximo fin de semana.

Bien es cierto, que el partido contra el equipo celeste ha cambiado con la rigurosa pero acertada expulsión de Rubén Blanco. No obstante, el encuentro de Kang In Lee es para enmarcar. Tras la mala imagen vista del Valencia en Valdebebas, Javi Gracia ideó cambios en el once inicial. Y uno de ellos, ha sido el del surcoreano en detrimento de Manu Vallejo, que ha vuelto a su rol de revulsivo.

Kang In Lee se ha puesto el mono de trabajo. Y ha hecho lo que mejor se le da. Jugar de enganche. La expulsión del meta del Celta llega tras un buen pase filtrado de Kang In Lee hacia Maxi Gómez. Además, de que, el primer gol del club che, también llega de otra excelsa filtración del surcoreano hacia Manu Vallejo.

Pero no su actuación no solo se reduce a buenos pases filtrados. Sino que también ha trabajado defensivamente, como se dice coloquialmente, manchándose de barro con trabajo sucio. Asimismo, ha dotado al equipo de la calma necesaria en algunos tramos del partido, con balón. Ha hecho palpable su calidad técnica. Y, ante tal actuación, la masa social valencianista, se ha rendido a los pies de Kang In Lee, nombrándolo por el mejor jugador del partido. Si el asiático se mantiene así, es un jugador diferencial.

Además, esta temporada, Kang In es sinónimo de victoria. Pues la mayoría de encuentros que el asiático ha sido titular, el Valencia ha conseguido la victoria. En cinco de los seis triunfos de los blanquinegros, Kang In ha sido jugador de la partida. Tan solo estuvo ausente en el choque contra el Elche en Mestalla. Aunque acabó jugando los últimos quince minutos, sustituyendo a Manu Vallejo.

Aunque, para dejar la nota negativa a su partido contra el Celta, esas “rabietas” de niño pequeño tiene que aprender a controlarlas. Ha visto una tarjeta amarilla por chutar el esférico tras cometer una falta. Algo que ya le condenó la pasada temporada contra el Real Madrid, pues por una “niñatada” terminó expulsado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here