Lucas Ocampos ha despertado el interés del Liverpool, que para abaratar la operación quiere incluir a Takumi Minamino en ella

El gran rendimiento de Ocampos desde su llegada al Sevilla no ha pasado desapercibido entre los poderosos clubes europeos. El último en mostrar interés por él ha sido el Liverpool de Jurgen Kloop, que lleva varias temporadas buscando un recambio de garantías para su tripleta atacante sin éxito; Ni Shaqiri ni Minamino han estado a la altura. El argentino ha bajado su prestación goleadora con respecto al curso pasado, donde mostró una relación con el gol irreal. Acumula 4 goles en liga (de penalti) y dos en Copa. Ha mejorado en el nivel asistente, acumulando 4.

Ocampos, un perfil Premier League

Las cualidades de Lucas concuerdan con el tipo de jugador que triunfa en tierras inglesas. La capacidad de repetir esfuerzos, el físico, la fuerza, el trabajo defensivo y, por supuesto, la capacidad goleadora y la de crear oportunidades le hacen ‘carne de Premier’.

A pesar de los continuos rumores que le han situado fuera de Nervión desde su llegada, el ex del Marsella siempre ha declarado que está «a gusto en Sevilla y que le gustaría estar aquí muchos años».

Posible entrada de Minamino en la operación

Desde el club inglés saben que el Sevilla no estará por la labor de vender a uno de sus artífices y pedirán un precio cercano a su cláusula de 70 millones de euros. En tiempos donde los clubes atraviesan un difícil momento financiero, esas cantidades son casi inasumibles, por lo que la vuelta al famoso trueque más dinero podría ser una fórmula.

Minamino es un jugador del gusto de Monchi, quién ya le sondeó cuando militaba en el RB Salzburg. El japonés, devaluado, busca reivindicarse en el Southampton, donde está disputando la segunda parte de la temporada. Con un valor de mercado inferior al de Ocampos pero con una calidad indiscutible, no sería descabellado que se estudie esta propuesta desde las oficinas del Sánchez-Pizjuán.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here