Jota, la gran sensación del Valladolid