El pasado domingo ante la Real Sociedad, Manu García firmó su partido 300 con el Deportivo Alavés, agrandando así su leyenda con la elástica albiazul

La del pasado domingo en el Reale Arena fue, a pesar de la dura derrota una tarde especial para Manu García. Es así que superando ya de largo a Pablo Gómez, el capitán gasteiztarra, llegado a Mendizorroza hace nueve temporadas, es ya por detrás de Martín Astudillo el segundo jugador con más partidos de la historia del Deportivo Alavés.

Del barro a la élite

Del barro a la élite. El vitoriano llegó al ‘Glorioso’ en verano de 2012, cuando el equipo todavía militaba en Segunda División B. El 19 albiazul, y desde hace ya unos años capitán del equipo, ha vivido con el club de su ciudad dos ascensos y la consolidación en la élite del mismo.

Tras 300 partidos, de los cuales 253 como titular, Manu ha visto puerta en 19 ocasiones. Dentro de estos, cabe recordar goles como el anotado en la visita al Vicente Calderón en el regreso del Deportivo Alavés a primera, o el que hace poco más de tres años brindaba a los babazorros una noche mágica, venciendo ante su gente a nada más y nada menos que el Real Madrid.

“Jugar una final con mi equipo era algo impensable”

Fuente: Deportivo Alavés

“Jugar una final con mi equipo era algo impensable”. Eso decía Manu García tras disputar la final de Copa ante el FC Barcelona. Le faltó nada y menos al Alavés para alcanzar la gloria hace 20 años. El ‘Glorioso’, encabezado por Mané disputaba la que para muchos es considerada la mejor final de la Copa de la UEFA de todos los tiempos. Tras el gol de oro, en el 117′, el Liverpool de Gerrard y Owen mostraba a Vitoria la cara más cruel del fútbol.

Solo 16 vueltas al sol después, este resurgía como dice su himno potente otra vez para intentar devolver la sonrisa a la capital vasca, viéndoselas así en la final del torneo del KO con el Barça de Luis Enrique. El fútbol, nuevamente, no se pondría de parte de los babazorros, pero dejaría eso si en la memoria de alguien como Manu García, que tan bien y tan mal ha visto al equipo, un recuerdo inolvidable y el orgullo de haber llegado a donde tan pocos lo han hecho.

Vitoria, el Alavés y Manu, algo más que una amistad

Tras casi una década siendo un ejemplo para Álava entera, Manu García agranda su leyenda con el Deportivo Alavés y se aposenta así en sus libros de historia. Al concluir su partido 300, el capitán gasteiztarra quiso de manera breve a través de sus redes sociales resumir su paso hasta el día de hoy por Mendizorroza y como no agradecer al club que tanto le ha dado, la oportunidad de brillar en el lugar que desde muy pequeño le vio crecer, Vitoria.

“De Lasesarre a Anoeta, con grandes alegrías y días difíciles. Sólo puedo dar las gracias porque no hay camiseta que me haga más feliz. Toca aguantar de pie y seguir disfrutando del camino”

Manu García

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here