Karim Rekik no es uno de los jugadores puntales del Sevilla, pero sí es de esos que te sirven para todo y cumplen a la perfección

Para alcanzar los objetivos propuestos en Nervión en Liga, Champions y Copa se necesita una plantilla amplia y, sobre todo, que esté enchufada. Hasta el momento, todo está saliendo según lo planeado, mérito total de Julen Lopetegui. Tener por la labor a los 25 jugadores de una plantilla no es fácil y, menos aún, que los que cuentan con el cartel de suplente salgan al campo y no parezcan uno de estos. Uno de los muchos jugadores de este tipo es Karim Rekik, quién llegó desde Alemania por 2 millones de euros para, a priori, dar descanso a Koundé y Diego Carlos, pero que se ha convertido en un gran comodín para el técnico vasco.

Rekik es un jugador válido. No es un ‘crack’ como sí lo son los dos centrales titulares del equipo pero sí te sirve y es de esos futbolistas que tienes que tener en plantilla. Consciente de que no es de los 11 que parten siempre con más papeletas para ser de la partida, no ha tenido nunca una mala palabra y se ha mostrado contento con el equipo y la ciudad.

¿Por qué está siendo importante?

Las lesiones han atacado a los laterales izquierdos del Sevilla. Escudero tuvo una lesión ósea de codo y Acuña no deja de tener problemas musculares. Para apagar ese fuego ha estado ahí Rekik. Su perfil de central zurdo hizo que Lopetegui apostase por él y éste le ha respondido. Aseado con el balón en los pies, la función defensiva la cumple con total garantías. Hacia adelante, mejorando con el paso de los partidos, cada vez sumándose con conducciones aprovechando su potencia como se pudo ver ante Osasuna. En El Sadar, el holandés jugó su mejor partido como sevillista: disputó los 90 minutos, ganó 7 duelos, acertó el 80% de los pases o centros y en ningún caso fue regateado.

Lopetegui está sacando el máximo rendimiento a la gran mayoría de jugadores que tiene, y Rekik es una de las mejores pruebas de ello. Algunos ya le comparan con Ivica Dragutinovic y con sentido. Ambos centrales zurdos que llegaron sin hacer mucho ruido y se asentaron como un comodín defensivo para sus entrenadores. Al fin y al cabo, un futbolista comprometido, válido y que siempre quieres tener en plantilla.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here