El japonés ha dejado de contar para el técnico, a pesar de que a su llegada a Getafe se asentó como titular

Takefusa Kubo llegó a la capital para cambiar la mala dinámica en la que se encontraba el equipo. Junto a Aleñá, fue el fichaje estrella del conjunto azulón en el mercado de invierno. En un primer momento, Bordalás apostó por él por delante de jugadores como Nyom, que había sido de la confianza del entrenador español durante la pasada campaña. Sin embargo, tras 4 partidos como titular, donde logró 1 victoria, 1 empate y 2 derrotas, fue relegado al banquillo.

Son tres partidos consecutivos como suplente, en los que los madrileños han caído derrotados. Su llegada fue para aportar ideas nuevas en la plantilla, pero poco le ha durado a Bodalás la revolución que pretendía. No obstante, Kubo puede aportarle la brillantez que escasea en la plantilla, aunque con la baja de Nyom en esa posición también se pierden otras virtudes.

Mayor brillantez

En los últimos partidos se ha podido comprobar que el mayor defecto del conjunto azulón es la escasez de tiros a puerta. Para ello, es necesario un jugador regateador, con el objetivo de que cuando el equipo esté atascado se puedan crear ocasiones gracias a los continuos intentos de este. Con Nyom como extremo, que ejerció durante toda su carrera la función de lateral, estas virtudes son carentes, ya que no es un jugador regateador.

El japonés sí es un jugador nacido para ello. La temporada pasada en el Mallorca demostró estas cualidades. Cuando el equipo no conseguía formar jugadas de gol, Take era el encargado de crearlas por su propio regate. Además, rodeado de jugadores con Portillo y Aleñá, que le pueden abastecer de balones, podría demostrar su valía en el Getafe de una vez por todas.

El técnico de Alicante intentó cambiar la mala dinámica en la que se encontraba el equipo mediante otra forma de juego. Con estos jugadores: Portillo, Aleñá, Kubo y Cucurella; intentó tener más la posesión. Sin embargo, dos malos resultados provocaron que retrocediese en su decisión. Esto, fue la principal consecuencia de que estos futbolistas volviesen a relegarse a un segundo plano, ya que con el balón su nivel aumenta en gran medida.

Menos seguridad defensiva

La presencia de Kubo en el once mejora la capacidad ofensiva del Getafe, pero a su vez empeora la defensiva. Nyom, al ser lateral por naturaleza, ofrece una seguridad que no es capaz de dar un extremo puro como es Takefusa Kubo. Durante las últimas temporadas el conjunto madrileño se ha caracterizado por su juego defensivo. No obstante, en esta campaña no están tan acertado en este aspecto.

Por ello, el entrenador español está intentado cambiar la mala dinámica y recuperar a ese conjunto azulón, a través de su mítico doble lateral. Esto provoca que como consecuencia la parte ofensiva quede totalmente camuflada. Se ha podido comprobar en las estadísticas que comprueban los pocos tiros realizados. Las derrotas están siendo el reflejo de que ni la defensa ni el ataque están rindiendo como querría José Bordalás.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here