Senesi, ¿otro caso como el de Koundé?