El equipo de Abelardo es el tercer conjunto de la competición con más goles en contra (39), sólo por detrás de Cádiz (41) y Granada (42)

El Deportivo Alavés no atraviesa un buen momento. Los vitorianos se están mostrando muy frágiles en defensa, algo que en años anteriores era muy difícil de ver.

Los babazorros siempre se han caracterizado por ser un bloque con una defensa muy sólida y difícil de superar, pero lo cierto es que últimamente la defensa está haciendo aguas por todas partes y como consecuencia de ello el Alavés ha encajado 10 goles en los últimos 3 encuentros, lo que hace una media de 3,33 goles en contra por partido.

Fuente: Twitter @alaves

5 goles encajaron los babazorros contra el Barça, resultado engañoso ya que los catalanes convirtieron prácticamente todas las ocasiones aue tuvieron. Alexander Isak se comió él solito toda la zaga vitoriana, que hizo aguas por todas partes y no fue capaz de detener al sueco, que no tuvo muchos problemas para anotar un hat-trick.

Contra Osasuna se pudo apreciar una mejoría, pero una mejoría insuficiente como para dejar la portería a cero. Ya desde el año pasado se pudo apreciar un pequeño bajón en la defensa alavesista, pero ni mucho menos una zaga tan desastrosa como la que hemos visto en muchos partidos del actual curso. Estas podrían ser las razones que expliquen el bajón del equipo babazorro

La irregularidad de Víctor Laguardia

Víctor Laguardia venía siendo el líder absoluto de la defensa del Alavés y estaba completando temporadas realmente buenas, lo que le llevó a estar en la órbita de equipos de un escalón mayor como el Valencia.

La 20/21 no está siendo una temporada fácil para el maño. Al igual que muchos de sus compañeros, se ha podido apreciar un bajón más que notable en su rendimiento. Entre lesiones y sanciones, no estamos viendo, ni mucho menos, al Laguardia de otras temporadas.

Lejeune no termina de convencer

El francés llegó a Vitoria el pasado mercado veraniego como uno de los fichajes estrella. Lejeune comenzó bastante bien, dejando actuaciones de calidad y mostrando nivel de sobra para ser titular. A pesar de que no está rindiendo mal, se esperaba bastante más del galo, al que se ha podido ver cometiendo errores impropios de un central contundente como él. Desde la salida de Maripán en 2019, el Alavés no ha sido capaz de encontrar ningún central de su mismo nivel.

Martín no da el paso

El vitoriano realizó su debut con el primer equipo en 2017, y, a pesar de ser uno de los laterales españoles más prometedores, nunca ha terminado de explotar en el primer equipo. Esta campaña le hemos podido ver tanto de lateral como de extremo y no ha sido capaz de demostrar su mejor nivel en ninguna de las dos posiciones. Defensivamente es un lateral bastante limitado y esta temporada ha cometido errores bastante graves que le han llevado al banquillo.

Duarte es demasiado importante

El almeriense ha estado tocado en las últimas jornadas y el equipo lo ha notado muchísimo. A pesar de ser un lateral poco vistoso en ataque, Duarte aporta mucha solidez defensiva y es difícil verlo desbordado por su banda. Con la salida de Adrián Marín y las molestias del joven Javi López, Abelardo ha tenido que mover muchas fichas para alinear un lateral izquierdo y el equipo ha sufrido mucho por esa banda.

Ya puede recuperar la seguridad en defensa el Alavés, porque de no ser así, el equipo sufrirá mucho para lograr la permanencia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here