Tras la victoria frente al Sevilla el pasado sábado, el debate sobre si la liga sigue abierta o no para el Barça se ha reavivado

El Fútbol Club Barcelona está firmando un inicio sensacional durante este 2021, al menos en el campeonato doméstico tras mostrar una notable irregularidad durante la primera vuelta. Hecho que ha vuelto a revivir las posibilidades del cuadro culé por volver a levantar el título liguero.

Un inicio irregular

Como ya he comentado previamente, el equipo de Koeman no arrancó de la mejor forma posible; tras dos victorias ante Villareal y Celta de Vigo (respectivamente), el Barça concedía un empate contra el Sevilla. Esta prematura racha de imbatibilidad duraría poco, concretamente hasta el siguiente encuentro. Perdiendo 1-0 contra el Getafe, en un partido marcado por la polémica, la misma que ha ido acompañado al equipo madrileño durante toda la temporada.

Tras dejarse 3 puntos en el Coliseum Alfonso Pérez, al Barça se le presentaba una oportunidad de oro para dar un golpe encima la mesa e intentar reposicionarse en zonas altas, y con el aliciente de poder hacerlo contra su máximo rival, el Real Madrid. El conjunto blanco llegaba al choque con un pésimo rendimiento, mostrando un mal juego y con dos derrotas consecutivas ante rivales inferiores a ellos (Cádiz y Shakhtar). Los azulgranas lo tenían todo a favor, a priori, y pese a no mostrar un juego asombroso. El cruce del clásico desencadenó en victoria para los de blanco, suponiendo una evidente derrota moral.

Fuente: Twitter @FCBarcelona

El equipo parecía caerse por momentos, y cerraron el año con 5 victorias, 3 empates y 2 derrotas en 10 partidos. Las derrotas en liga fueron nefastas para el equipo, que perdió ante el líder momentáneo y actual de la liga (el Atlético de Madrid) y un rival muy inferior (el Cádiz).

2021, la otra cara de la moneda

El año empezaba de la mejor forma posible en liga para el Barça: sumando 3 victorias consecutivas. Mostraba una mayor solidez en defensa, con figuras como Araújo, que ante la sorpresa de todos, se había ganado un hueco en el equipo. Por otra parte, el equipo mostraba una mayor eficacia ofensiva, destacando un Dembélé eléctrico y un Messi que parecía volver a sonreír.

Pese a conseguir una cierta continuidad en liga, el Barcelona no empezó el año de la mejor forma después de que se le escapara el primer título de la temporada en la final de la Supercopa. El Athletic le ganó, trayendo consigo los fantasmas de la primera vuelta.

Fuente: Twitter @FCBarcelona

El equipo supo reponerse y las victorias siguieron llegando, sumando 3 victorias más que hacían un total de 6 de forma consecutiva. Los azulgranas lograban volver a meterse en la pugna por la liga con Atlético y Real Madrid.

Del PSG y Sevilla a Cádiz

El Fútbol Club Barcelona tenía un calendario durísimo a mediados de febrero, teniéndose que enfrentar en una misma semana con PSG y Sevilla. Los dos encuentros eran cruciales para seguir vivo en las otras competiciones, pero no pudieron evitar volver hacer el ridículo estrepitosamente en Europa, cayendo 1-4 en el Camp Nou. Por otra parte, en Sevilla se jugaban la semifinal de la Copa del Rey, delante de uno de los mejores equipos del momento. El resultado fue nulo por parte de los de Koeman, y salieron escaldados con un 2-0, que dejaba muy difícil las cosas para la vuelta.

En menos de una semana el Barcelona tiró por la borda dos competiciones. Precisamente la Copa, en la cual había puesta la mayor esperanza de levantar algún título este año. Por encima de las derrotas, fue más destacable el hecho de como se dieron: con un equipo anémico y sin ninguna posibilidad de plantar cara al rival.

Fuente: Twitter @FCBarcelona

Tras la «semana trágica», a los azulgranas les tocaba visitar Cádiz, a expensas de poder recuperar el ánimo y seguir con la racha en liga. El Atlético de Madrid ( líder actual del momento) se había dejado en una misma semana 5 puntos, todos ellos ante el Levante. Si lograban ganar se pondrían a tan solo 5 puntos del liderazgo, debido que sumar 3 puntos y, contra el Cádiz, era una obligación. El desenlace fue un partido aburrido y un empate a 1, enfureciendo así a la afición culé después de haber desperdiciado una gran oportunidad para reponerse en la competición doméstica.

Mucha liga

Suena demasiado positivo decir que el Barça puede ganar la liga, y más con argumentos como las derrotas ante el PSG, Sevilla y el empate contra el Cádiz. Pero, todo y eso, aún quedan muchos partidos y los de arriba no podrán sumar en todos los partidos.

El Atleti tiene un calendario complicado, habiéndose de enfrentar en los próximos 5 partidos a: Real Madrid, Athletic de Bilbao, Getafe, Alavés y Sevilla. Por otra parte, el Barcelona no tiene uno mucho más fácil (con rivales como Real Madrid o Villareal), pero debido a la situación de distancia respecto al líder , el cuadro catalán depende únicamente de ellos.

Los 8 puntos actuales pueden asustar mucho, pero los grande no han mostrado una regularidad y extremada eficiencia, sí mostrada en anteriores campañas. En otras ediciones se han recortado distancias más grandes y la irregularidad de los rivales, sumado a la leve creciente moral tras ganar al Sevilla en liga por 2-0, hace volver a creer en el título.

Fuente: Twitter @FCBarcelona

Lo único que puede hacer es volver a seguir sumando, olvidándose de sus rivales, y haciendo una mayor autocrítica en todas las parcelas del juego: tanto en defensa como en ataque. Una victoria y remontada en la vuelta de la Copa contra el Sevilla y una buena imagen ante el PSG podrían ser elementos fundamentales para subir el ánimo de este equipo, y para poder volver a afianzarse en liga.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here