Iván Romero, delantero del Sevilla Atlético, es el máximo goleador de la categoría de bronce del fútbol español a sus tan solo 19 años con 10 goles

Corren tiempos en Nervión donde ningún canterano es capaz de dar ese salto tan grande hacia el primer equipo. El que más cerca está de ello, hoy por hoy, es Bryan Gil, pero es un poco trampa ya que está despuntando en calidad de cedido. Una cantera que ha dado 3 campeones del mundo y que hace no mucho tuvo al filial en Segunda A no está siendo de gran ayuda en cuanto a futbolistas preparados a corto plazo. Entre ese ‘ocaso’ ha aparecido Iván Romero.

Iván llegó al Sevilla en cadetes, después de que Pablo Blanco se fijara en él cuando empezó a hacer goles en el Albacete. A partir de ahí, ha ido reventando las tablas de goleadores de su categoría, escalándolas de una en una. Sin ir más lejos, el curso pasado anotó 23 goles en 22 partidos con el juvenil División de Honor, lo que hizo que Paco Gallardo le echara sus redes para jugar en el Sevilla Atlético.

No empezó como titular, pues el de La Solana podría notar el cambio de división, pero fue encadenar dos de ellas y hacerle un doblete a todo un Córdoba. Seguidamente, no se cansó de hacer goles, hasta ahora, que ya acumula una decena. Ha metido casi el 50% de los goles de un equipo que hoy por hoy está situado en el Play-Off de ascenso a Segunda.

¿Cómo juega Iván Romero?

Romero no es un ‘9’ puro. La gran capacidad goleadora que posee han hecho que Gallardo le coloque como referencia, pero nunca lo ha sido. Es un delantero muy móvil, cae a las bandas y retrasa su posición para recibir y organizar. De ahí a que, sobre todo en las segundas partes, el técnico sevillano le ponga en banda cuando le da entrada a Antonio Casas.

No es extremadamente rápido ni extremadamente exuberante en lo físico (1,72), pero el que tiene el Don, tiene el Don. Su gran potencia en la arrancada y su gran tren inferior le permiten mirar a la cara a los centrales de Segunda B y salir victorioso. Goles, de ‘todos los colores’. Los ha metido con la derecha, con la izquierda, aprovechando una de sus grandes virtudes como es el desmarque, de estar en el sitio y hasta de cabeza a la salida de un córner. Por hacer una pequeña comparación y salvando las distancias, recuerda a Ben Yedder. Su idilio con el gol y lo que entra en juego le asemejan al francés, que es todo un ídolo en Nervión.

Si se tiene cautela, se respetan los plazos y se le da confianza, no hay duda de que Iván Romero conocerá la Primera División de la mano de Lopetegui. El de Asteasu ya le ha convocado en dos ocasiones en Liga y otra en Champions, sin suerte para el canterano.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here