Una plantilla muerta en vida