Piqué fue uno de los protagonistas de la remontada y tuvo que jugar durante la segunda parte de la prórroga lesionado

La cara

El partido llegaba a su fin y el Barça necesitaba un segundo gol para igualar la eliminatoria. Entonces apareció el capitán en la sombra, el líder del equipo, con un remate inapelable que dejaba vendido a Vaclik. Piqué marcó un gol histórico y lo celebró por todo lo alto, se traba del gol más importante de la temporada hasta la fecha.

Fuente: FCBarcelona

Ese gol significaba mucho en ese momento. El Barça había merecido mucho más en el partido y en la eliminatoria y tuvo que aparecer él. El que nunca se esconde cuando las cosas se ponen feas, y el que sale a dar la cara cuando el equipo más lo necesita. Junto a Ter Stegen, fueron los dos héroes del partido y certificaron una remontada absolutamente memorable para los azulgranas.

Además del gol que forzó la prórroga, Piqué recuperó 21 balones contra el Sevilla. El defensor no perdió ni un solo balón en todo el encuentro, estuvo imperial y fue un muro para los hispalenses.

La cruz

Pocos minutos más tarde, en el inicio de la segunda parte del tiempo extra, el defensa hizo un mal gesto y se resintió de su rodilla recién recuperada. En ese momento, los blaugranas ya habían agotado sus ventanas de cambios, a pesar de que les quedaba un cambio, pero no lo podían efectuar.

Gerard mostró gestos de mucho dolor, pero aún así demostró su compromiso con el equipo y siguió en el partido, aunque cojeando significativamente. Tras el partido se le hicieron pruebas médicas en las que comprobaron que no había recaída grave de la lesión.

Fuente: AS

A la mañana siguiente se ha confirmado el alcance exacto de la lesión del zaguero. Las nuevas pruebas médicas han constatado que Piqué tiene un esguince en el ligamento lateral interno de la rodilla derecha. Según el informe oficial del club “es baja y su evolución marcará su disponibilidad”, aunque algunos medios informan que estará entre 2 y 3 semanas de baja, aunque otros aseguran que no se descarta su presencia el próximo martes contra el PSG en Champions.

Piqué, líder del equipo

Desde su regreso, Piqué había jugado en todos los partidos como titular, aunque en tres de los cuatro había sido sustituido (ayer jugaba el quinto consecutivo). Esto demuestra la importancia que tiene para el equipo y, sobretodo, para Koeman. El catalán es uno de sus hombres de confianza y no ha dudado en ningún momento en alinearle, aunque acabe de volver de lesión.

Fuente: MARCA

El barcelonés siempre ha demostrado un carácter al que le gusta ser líder y sentirse importante dentro del equipo. Lo pudimos ver en el partido contra PSG, se vio a un Piqué que dirigía a su equipo en todo momento. También Lenglet nota mucho cuando lo tiene a su lado, y es que cuando comparten zaga el francés rinde mucho mejor y esto no es casualidad.

Piqué es el mejor central que tiene el Barça actualmente en plantilla, su presencia en el equipo es indispensable y lo demuestra en cada partido. Tanto el equipo, como Koeman, como los culés seguro que esperan que se recupere en cuanto antes para volverle a ver defendiendo la camiseta blaugrana y guiando al equipo desde atrás.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here