Debido a las numerosas lesiones en la plantilla, Zinedine Zidane ha tenido que recurrir a La Fábrica para completar sus convocatorias

Febrero solo ha traído buenas noticias al Real Madrid. Al menos si se mira la situación desde un punto de vista positivo. Y es que a pesar de todas las lesiones sufridas en el segundo mes del año, los blancos han salvado la papeleta. Zinedine Zidane ha tenido que romperse el coco con nuevos experimentos en el dibujo y aspecto táctico, dando además oportunidades a grandes olvidados como Isco, que parece sumarse a la causa. 

Pero lo que realmente ha sobresalido en febrero (además de los excelentes resultados en Liga y Champions) han sido los canteranos que han completado el banco del Di Stéfano. El entrenador francés ha tenido que agregar nuevos contactos en su teléfono y llamar a varios futbolistas del Real Madrid Castilla para completar sus convocatorias. Y los chicos han respondido con nota. No se les pedían registros de megacracks, ni siquiera deslumbrar o hacer recapacitar al técnico sobre si deberían quedarse en el primer equipo. Tan sólo hacía falta su compromiso y entrega para que el roto no fuese mayor, y es precisamente lo que ha pasado. 

Con una enfermería con más afluencia que nunca (han sido hasta nueve los jugadores que han necesitado atención) los jóvenes han aprovechado su oportunidad de ganarse la confianza del jefe. Víctor Chust, Sergio Arribas, Hugo Duro, Marvin… han sido los seleccionados por Zidane en su particular rompecabezas para tapar los agujeros del vestuario. 

Arribas apunta alto

Y aunque fueron llamados para actuar en caso de emergencia, o simplemente para brindarles un debut en Primera División, algunos han decidido dar un paso más allá. En especial uno de ellos. Sergio Arribas ha sido el hombre de ataque elegido por Zidane para suplir los contratiempos que ha sufrido la delantera. Benzema, Rodrygo y Hazard (ahora también Mariano) han caído lesionados, y el madrileño de 19 años ha sido la opción número uno para el francés. Es el jugador del Castilla que más minutos acumula con el primer equipo este año, 116, repartidos entre 7 partidos de Liga y Liga de Campeones.

Su ascenso ha sido fulgurante, y se ha convertido en el hombre de confianza para ‘Zizou’ en cuestión de semanas. Arribas llegó en 2012 a La Fábrica desde el Leganés, y desde entonces los escalones subidos se han sucedido hasta hoy, cuando se está haciendo un pequeño hueco en el primer equipo. Y a pesar de su juventud y de lo difícil que es sabido hacerse un hueco en todo un Real Madrid, el chico lo tiene claro: quiere triunfar con el escudo madridista en el pecho. Por el momento Zidane está dándole confianza y el canterano le responde con descaro en el campo, por lo que el galo ya sabrá a quién acudir cuando necesite salvar los muebles de nuevo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here