Ayer, Ilaix Moriba abrió su cuenta particular como goleador del FC Barcelona. De la misma manera lo hizo Ansu Fati, que en 2019, también anotó su primer gol en Pamplona

Todo parecía que estaba listo para dar sentencia en ‘El Sadar’. No obstante, Ilaix ingresó en el 67’ para firmar una obra de arte. En la misma zona del terreno de juego que Ansu, Moriba recortó a David García en el balcón del área y soltó un latigazo con su pierna izquierda para terminar con las esperanzas de Osasuna. 

Ambos abrieron su marcador en la misma portería, con una equipación amarilla y con la misma ilusión de brillar en el club de sus amores. 

El rendimiento de la Masia está volviendo a ser fructífero desde la llegada de Ronald Koeman. La crisis económica del club impide refuerzos galácticos como estábamos presenciando los últimos años, y es ahí cuando los canteranos deben entrar en escena.

Ilaix goza de oportunidades, por encima de otros efectivos como Riqui Puig, y no está defraudando al técnico holandés. Y es que, en tres encuentros disputados -uno de ellos como titular- ha proporcionado un tanto y dos asistencias. Números más que notables teniendo en cuenta que es un centrocampista.

Fuente: Twitter de Ilaix Moriba

Los entrenadores del filial ya advirtieron de su excelente toma de decisiones en la zona de tres cuartos de campo, y sus números comienzan a hablar por sí solos. Por el momento, el español alternará participaciones con el Barça B y el primer equipo, aunque ya apuntan desde las oficinas que su contrato profesional está a escasos instantes de firmarse.

Moriba ha caído de pie con los grandes y tiene la confianza de la plantilla. El rodaje que irá adquiriendo en los próximos encuentros determinará si realmente es válido para los intereses del FC Barcelona. Posee cualidades distintas a los habituales centrocampistas culés y da un aire distinto al juego del equipo. El tiempo determinará su destino.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here