El inglés marcó una época en Newcastle donde llegó a sacrificar títulos, dinero y su carrera internacional con el motivo de jugarlo todo con su club

Clubes

Inicios en el Southampton (1988-1992)

Natural de Newcastle e hijo de una familia de clase obrera, tuvo que salir de su ciudad natal para ganarse la vida como futbolista. El Southampton apostó por él con sólo 18 años, y le mantuvo hasta los 22, hasta que se marchó al Blackburn. En el club sureño no consiguió ningún título, pero sí empezó a marcar goles. Jugó 31 partidos en cuatro años, y consiguió marcar nueve goles y dar una asistencia en First Division, (liga anterior a la Premier) En Southampton empezó a forjarse la leyenda del máximo goleador de la historia de la Premier League.

Alan Shearer, jugando en el Southampton, remata un balón de volea ante el Liverpool en una victoria por 4 – 1 ante los «reds». Fuente: https://www.pinterest.es/

Llegada al Blackburn Rovers y campeón de Premier (1992-1996)

Llegó al Blackburn procedente del Southampton, previo pago de 4,5 millones de libras. Con los arlequinados consiguió la mayor hazaña de la historia del club: la consecución de la Premier League 1994 – 1995, con la posterior participación en la UEFA Champions League. En los cuatro años que estuvo jugando en Ewood Park consiguió 114 goles (112 en Premier) y 22 asistencias entre todas las competiciones. Ya sumaba 123 goles en apenas ocho años en la élite del fútbol, lo que hace una media de 15,8 goles por temporada. Con esos números era imposible permanecer mucho más en un club como el Blackburn, así que, por fin, regresó a Newcastle para jugar en el equipo de sus amores, donde permanecería diez años y a la postre sería entrenador.

Alan Shearer con el trofeo de campeón de la Premier League 1995 – 1996. Fuente: mirror.co.uk

Etapa en el Newcastle (1996-2006)

El Newcastle fichó a Shearer procedente del Blackburn en 1996 por 21 millones de libras. En el club del noreste terminó de ampliar su leyenda, marcando 196 goles (148 en Premier) y dando 55 asistencias en todas las competiciones. Estas cifras le permitieron consumarse como el delantero con más goles en la historia de la Premier League. Sacrificó títulos, dinero y su carrera en la selección nacional para conservar su físico en el equipo blanquinegro. Él no se arrepiente de haberse quedado, aunque hubiese ganado más en otros sitios, como ha reiterado en numerosas ocasiones. No ganó ningún título con el club de sus amores, pero sí jugó varios partidos de competición europea, sin conseguir llegar demasiado lejos en el torneo.

Alan Shearer celebrando un gol con el Newcastle. Fuente: https://www.chichester.co.uk

Retiro y nuevo entrenador para tratar de salvar al club (2006)

El Newcastle iba muy mal en la clasificación y trataron de aferrarse a la figura de su máxima leyenda para conseguir la salvación, pero el clima interno del vestuario, sobre todo con Michael Owen, chulo, arrogante, que cobraba un pastizal y que no quería jugar ahí, hicieron que el club no consiguiese el milagro. Este triste suceso no empañó no más mínimo la figura de Shearer en cuanto a su legado.

Shearer, ya como entrenador, instruye a Michael Owen. Fuente: https://www.mirror.co.uk

Selección Nacional (1992-2000)

Shearer jugó 63 partidos con su selección, Inglaterra, a lo largo de ocho años (1992-2000), donde marcó 30 goles en 63 partidos. Acudió convocado al Mundial de 1998 y a la Eurocopa del 2000, donde se hizo un buen amigo de Michael Owen, que años más tarde sería convencido por el propio Alan para fichar por el Newcastle, pese a que esa amistad se rompería años después por las discrepancias y personalidades que tenían ambos con respecto a su forma de ver el club.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here