En Londres suspiran por Boateng