Un Granada capaz de superar las máximas expectativas