La mala planificación hizo que el primer GP de Corea se disputara en un circuito a medio hacer, lo que provocó que la carrera fuera una locura

A principios de siglo, Asia se convirti√≥ en un mercado que estaba dispuesto a ofrecer mucho dinero para promocionar los deportes de motor. Bernie Ecclestone aprovech√≥ este nuevo negocio emergente y en 2006 se anunci√≥ un futuro Gran Premio de Corea. Se celebrar√≠a por primera vez en 2010 en la regi√≥n surcoreana de Yeongam. ¬ŅPor qu√© en Corea del Sur? Por aquel entonces la marca Hyundai estaba interesada en entrar en el gran circo y a la FIA le pareci√≥ ideal que el nuevo circuito se construyera en ese pa√≠s. Hyundai finalmente no entr√≥ en la F√≥rmula 1, pero el nuevo gran premio se iba a llevar a cabo.

Planificación desastrosa

El proyecto del GP de Corea era ambicioso. Hermann Tilke ser√≠a el dise√Īador del trazado y alrededor del mismo estaba planeada la construcci√≥n de una lujosa ciudad. Las previsiones nos dec√≠an que las obras empezar√≠an en 2007 y terminar√≠an en 2009, un a√Īo antes de la prueba.

Nada m√°s lejos de la realidad. En octubre de 2009 apenas hab√≠an empezado a construir nada. Lo √ļnico que hab√≠a era la grada principal y un paddock a medio hacer. Yeongam es una regi√≥n ubicada al sur de Corea que est√° deprimida. Por ello, el terreno estaba demasiado h√ļmedo y tardaron m√°s de un a√Īo en secarlo. Las obras ya iban muy atrasadas.

Total, entre retrasos, preocupaciones e inspecciones, la pista estaba a√ļn a medio hacer a mediados de 2010 y, por supuesto, la ciudad que iban a construir alrededor del circuito no exist√≠a. Al final, el trazado acab√≥ estando situado en mitad de la nada. Es m√°s, a falta de poco m√°s de un mes para la carrera, en el Circuito Internacional de Corea a√ļn no se hab√≠a terminado de poner la √ļltima capa de asfalto. Esta se puso a solo 13 d√≠as del gran premio. La FIA dio un visto bueno muy tard√≠o para disputar el gran premio. El GP de Corea se iba a celebrar entre el 22 y el 24 de octubre de 2010.

Una carrera loca

Corea era la antepen√ļltima prueba del campeonato y el mundial estaba al rojo vivo. Hab√≠a cinco pilotos que a√ļn ten√≠an posibilidades de llevarse el t√≠tulo. Al llegar a Yeongam, la clasificaci√≥n del mundial estaba as√≠:

  1. Mark Webber (Red Bull) – 220 puntos
  2. Fernando Alonso (Ferrari) – 206 puntos
  3. Sebastian Vettel (Red Bull) – 206 puntos
  4. Lewis Hamilton (McLaren) – 192 puntos
  5. Jenson Button (McLaren) – 189 puntos

Los cinco estaban en un pu√Īo y una carrera loca podr√≠a ponerle m√°s emoci√≥n a una temporada que ya de por si no la necesitaba. Y as√≠ fue.

La lluvia torrencial se apoderó del domingo en el circuito de Corea. El asfalto recién puesto provocó que la pista resbalara muchísimo más de lo normal. La salida se atrasó, los coches dieron varias vueltas tras el coche de seguridad mientras Alonso aseguraba por radio que eran las peores condiciones en las que había conducido nunca. Tras una bandera roja por el diluvio, la carrera empezó tras el safety car con otros 45 minutos de retraso y el caos y la locura se apoderaron del gran premio.

Los Red Bull, Vettel primero y Webber después, comandaron la carrera en las primeras vueltas con Alonso en su estela. Pronto, el líder del mundial Mark Webber perdió el control del monoplaza ante tales condiciones y se estrelló con el muro llevándose consigo al Mercedes de Nico Rosberg. Fernando iba justo detrás de él pero logró librarse de ser víctima del accidente. El pésimo estado del circuito, que seguía a medio hacer, se cobró muchas más víctimas en forma de trompos y accidentes. Trulli, di Grassi, Buemi, Glock, Petrov y Sutil fueron el resto de abandonos por colisiones. Sus coches se iban quedando fuera de combate en el terreno embarrado en el que se habían convertido los límites de pista.

Así quedó el Red Bull de Mark Webber tras su accidente

Por delante, Alonso perdió su segundo puesto en favor de Hamilton por problemas en boxes, pero el británico se pasó de frenada en la curva uno y el asturiano le devolvió el adelantamiento. Por delante de ambos estaba Vettel liderando la prueba. Sin embargo, la fiabilidad de su Red Bull le traicionó. Fernando le adelantó cuando quedaban diez vueltas para el final mientras el alemán solo podía ver como una nube de humo salía de su coche.

As√≠ fue como Alonso logr√≥ una de las victorias m√°s complicadas de su trayectoria. En un circuito impracticable sac√≥ a relucir una vez m√°s su talento para cruzar la l√≠nea de meta primero cuando ya era casi de noche en Corea. A su paso por la bandera de cuadros, Stefano Domenicali le dedic√≥ una de las frases m√°s m√≠ticas de la etapa de Fernando en Ferrari: ¬ęAvanti Fer, ¬°Avanti!¬ę.

Alonso celebra su victoria en su paso por meta

A falta de dos carreras, Alonso sali√≥ de Corea liderando el mundial con una ventaja de 11 puntos sobre Webber, 21 sobre Hamilton y 25 sobre Vettel. El asturiano hab√≠a dado un golpe sobre la mesa y hab√≠a encarrilado su tercera corona, pero ya sabemos todos c√≥mo termin√≥ esta historia… Y es que la suerte no estuvo de su lado cuando cay√≥ la noche de Abu Dhabi.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here