Gasperini, más selectivo que la EvAU